SALSA DE TOMATE POLIVALENTE

Una salsa bien hecha y sabrosa suele ser la clave para convertir un buen plato en una obra maestra, y pocas salsas son tan versátiles y populares como la de tomate.  Es el acompañamiento perfecto para carnes, aves, pescado, verduras y huevos cocinados de la forma más sencilla y tambien es la base ideal para estofados, guisos y pasteles..  Es el aliño perfecto para la pasta, el ingrediente imprescindible para la pizza clásica y una salsa irresistible para mojar, ya sea fría o caliente.

Una salsa de tomate sencilla es muy fácil de preparar y está lista en un momento.  No hay riesto de que se corte y no necesita mucha atención mientras está en el fuego.  Se puede preparar antes y luego calentarla, sus ingredientes son económicos, se encuentran fácilmente, y se conserva muy bien en el frigorífico y en el congelador.

El tomate combina tan bien con todo tipo de ingredientes (desde guindillas hasta champiñones, almendras o aceitunas) que las opciones son prácticamente infinitas.  Hay versiones sustanciosas que llevan beicon, queso, maíz dulce, alubias y otras verduras; salsas picantes con cñalidos toques orientales, fuertes guindillas mexicanas, sutiles sabores indios, o inconfundibles aromas barbacoa; salsas contundentes con nata, mantequilla, yogur, vino o jerez y salsas de intenso sabor con aceitunas, alcaparras, naranja, rábano, anchoas o manzanas.

El tomate es el ingrediente principal de la salsa de tomate base, pero existe una cierta controversia sobre si es preferible utilizar tomates frescos o en conserva.  Los tomates frescos que han madurado al sol son dulces y tienen mucho sabor (sobre todo si se han cultivado en casa) y el resultado será casi con total seguridad una salsa deliciosa.  Si por el contrario, los tomates que no son de temporada, a menudo importados antes de que hayan madurado, suelen ser acuosos e insípidos.  El tomate en conserva de calidad puede compararse en cualquier época del año y es perfecto para preparar una salsa de tomate.  De hecho, en las degustaciones a ciegas, mucha gente es incapaz de diferenciar entre una misma salsa preparada con tomates frescos o en conserva, o incluso prefiere la salsa hecha con tomates en conserva.

Como no es temporada de tomate, yo me he ido a lo seguro y he utilizado conserva de tomate natural triturado marca Hacendado (Mercadona), pero en cualquier supermercado puedes encontrar conserva de tomate de gran calidad.

Ingredientes: para Salsa de tomate base
(Para 600 ml)
Aceite de Oliva Virgen Extra
1 cebolla picada fino
1 diente de ajo picado fino
1 tallo de apio picado fino
400g de tomates en conserva troceados o 500g  de tomates maduros sin el tronco, pelados y picados
2 cucharadas de concentrado (pasta) de tomate
Azúcar moreno al gusto
1 cucharadita de especies secas + 2 hojas de laurel
100 ml de agua
Sal y pimienta

Preparación:
Echar un buen chorrete de AOVE y calentarlo.
Añada la cebolla, el ajo y el apio al aceite caliente.  Rehogue durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando hasta que las verduras se hayan ablandado.  Incorpore el tomate, el concentrado (pasta) de tomate, el kétchup, las especias y el agua.  Salpiméntelo al gusto.  Llévelo a ebullición a fuego medio y, a continuación, baje el fuego y deje que hierva durante 15 o 20 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que se haya espesado.

Esta es la receta que voy a utilizar a partir de ahora como base para preparar curris, comida mexicana, salsas para pastas, etc.



0 comments:

Publicar un comentario en la entrada

Este blog necesita tus comentarios...
Por razones personales y mi falta de tiempo, se decide no publicar premios ni participar en cadenas, pero agradezco enormemente que en algún momento hayan pensado en este humilde blog...

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...